Cuidado y limpieza de una tarja de acero inoxidable – counter cultures
Más
Carrito 0

Cuidado y limpieza de una tarja de acero inoxidable

Publicado por Iliana Zargo en

Algunos fregadero de acero inoxidable están hechos de 304 seguidas aleaciones de acero combinados con la mejor calidad de formulación de cromo-níquel 18/10. Estos elegantes productos son resistentes, algunos de calibre 18, libres de óxido, y material higiénico, que al no ser poroso, es también durable. Otros más presentan acabado pulido satinado lo cual los haces duraderos y fáciles de limpiar hasta obtener un brillo, mismo que resiste a manchas de agua y residuos de calcio.

Pero, independientemente de ello, todos requieren de limpieza y mantenimiento, por lo que aquí te damos una idea de lo que se debe y no debe hacer.

 

Cuidado general y limpieza:

Después de cada uso, enjuague completamente, luego el fregadero y seque con un paño suave y limpio. La limpieza es la clave; existen muchas marcas de limpiadores que  son capaces de inhibir manchas por residuos de agua y minerales presentes en el agua dura, lo  único que debe hacer es seguir las instrucciones que aparecen en el producto, mismos que se encuentran disponibles en tiendas de autoservicio y pueden ser utilizados todos los días para proteger, pulir y limpiar su fregadero de acero inoxidable.

 

 

Lo que no debe hacer:

No utilice limpiadores abrasivos tales como esponjas de fregar o de madera de acero, ya que estos productos serán agresivos y opacarán la superficie. No deje productos de limpieza del hogar, tales como cloro o alguna sosa o ácido, por un largo período de tiempo en su fregadero, ya que podría arruinar el acabado de su tarja.

 

Óxido y manchas de la superficie:

El acero inoxidable no se oxida. Si algo externo ha causado la raya en esta superficie, también existen productos eficaces en la eliminación de residuos superficiales, tales como: el empañado, el óxido, residuos de cal y manchas de agua dura. Sólo se le recuerda seguir las instrucciones que se indican en el en la etiqueta o en el envase mismo.

 

Rasguños:

Los rasguños son inevitables en algún material, incluyendo el acero inoxidable. Con el tiempo, estos rasguños se uniformarán con el grano del fregadero. Se recomienda comprar una rejilla para el fregadero a fin de proteger contra rasguños. En lo que respecta al acero inoxidable, la mayoría de los rasguños de menor importancia pueden ser suavizadas con una fibra suave, acompañado con un agente de limpieza, luego enjuague muy bien. Para rasguños un poco más profundos, puede adquirir un producto para frotar en una ferretería, y siga las instrucciones en el paquete. Nota: Una vez que el acabado del fregadero ha sido restaurado a su satisfacción, se le recomienda para su fregadero BLANCO, la compra de una rejilla personalizada para proteger la parte inferior del recipiente.


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →


Dejar un comentario

Por favor, tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados